Gran Sabana no postal

Mi madre siempre dice que vivo "en el fin del mundo". Yo vivo en la Gran Sabana, en el sureste extremo de Venezuela, en un sitio tan distante
y tan distinto que hasta se me ocurrió quedarme a vivir. Los invito a conocer esa Sabana que experimento en mi cotianidad: la Gran Sabana no postal.

jueves, 22 de mayo de 2014

Trocadores II y Las crónicas 5


Los novatos ejercen principalmente en el cruce fronterizo, siempre del lado venezolana, lejos del alcance de la Policía Federal Brasilera y en los alrededores de los supermercados chinos. Foto: Morelia Morillo.

Es mayo de 2014 y Las crónicas de la frontera ya tiene cinco anos. Casi la edad de mi hija a quien di la bienvenida con yo-di-luz-en-pacaraima.html Por cierto, al menos dos mujeres, embarazadas, venezolanas, me han escrito pidiéndome detalles.

En estos cinco, muchas cosas han cambiado: el diseño de este sitio; la cantidad de lectores, aunque sólo 129 se han registrado, son muchos los que pasan por aquí; el número de entradas: con esta sumamos 82 y el número de vistas: pasamos de las 52 000.

Ahora bien, ningún dato numérico se disparó -en cinco anos- tanto como el precio del real brasilero. Para 2009, las lechugas, orgánicas y recién cosechadas, en Villa Pacaraina, Brasil, a 15 kilómetros de casa, costaban cinco reales es decir 10 bolívares. Ahora, la misma lechuga, igualmente fresca y sin residuos químicos, cuesta 150 bolívares. Ya no más.

Poco después, en abril de 2011, colgué trocadores-casas-de-cambio-que-caminan.html la que ha sido, a lo largo de los dos últimos años, la entrada más leída de Las crónicas, la más comentada, la que más trabajo me sigue dando: Qué en cuanto esta el real. Que voy de paso. Que voy al Mundial. Que me voy a estudiar. Que si necesito dólares. Que si voy a remodelar mi casa y me urge el dinero en reales para cambiarlos a dólares. Qué si los trocadores son confiables Que hasta cuánto me pueden cambiar. Gracias por leer y comentar. He tratado de responder en la medida de mis posibilidades, con responsabilidad y honestidad.

Hasta ese momento, cualquier operación de cambio de moneda se hacía en las Cuatro Esquinas, en el corazón del Casco Central, entre un puñado de hombres curtidos en el negocio. Entonces, para 2011, recién salían al ruedo una docena y media de cambistas más.
Todos apenas comenzaban a disputarse a los brasileros ofreciéndoles 4,8 bolívares por real; hoy, en mayo de 2014, en una mañana de mayo soleada después de mucha lluvia, ofrecen 29 a 30 bolívares. Y ya no son 18. Son  un ejército de 180 hombres (auto organizados) a los que se les ha sumado un contingente -casi igual- de emergentes.

Los novatos ejercen principalmente en el cruce fronterizo, siempre del lado venezolana, lejos del alcance de la Policía Federal Brasilera y en los alrededores de los supermercados chinos.

Antes, el oficio era exclusivo de los hombres. Ahora lo ejercen también las mujeres. Todos  se presentan como padres y madres de familia, prestadores de un servicio fundamental.

Desde 2013, los trocadores apostados en las Cuatro Esquinas visten de franela roja; los del acceso a la localidad (Hotel José Gregorio) de franela verde y los de La Planta de amarilla.

Los que fueron censados en 2013, llevan en el pecho un código que remite a su nombre y número de cédula. Se organizaron para evitar el ingreso de foráneos, de extraños, de aquellos que llegan a esta frontera tan sólo atraídos por el olor de las pacas de billetes que los trocadores agitan en las calles. Sin embargo, los forasteros ya casi los superan.


Hace dos días, un novel trocador (local vale decir) se quejaba del giro que ha tomado el oficio: “Demasiado gente y, por la escasez, los brasileros están dejando de venir. Los que vienen apenas cambian 150, 200, 300 reales porque ellos dicen que cambian y después no encuentran qué hacer con tantos bolívares. Antes cambiaban 1000, 1500 reales”. No hay café, ni leche, ni arroz, ni harinas, ni margarina, ni aceite comestible, ni pasta, ni desinfectantes, ni suavizante, ni papel sanitario. Ni. Ni. Pero aquí seguimos desde Las crónicas, contándoles acerca de la cotidianidad en la Gran Sabana no postal.

5 comentarios:

Unknown dijo...

Lo curioso de lo que escribes es esto: Hace no mucho, leí en algún artículo de un espacio electrónico nacional, que el mercado negro no venía del capricho, sino de una fórmula matemática que incluía cosas como las tasas de interés y la inflación. eso será entre los cambistas sofisticados, porque aquí el cambio se maneja a capricho de los "veteranos" del ramo. El otro día, uno de ellos me explicaba que tiene que ver no tanto con la demanda del brasilero que viene y compra, sino con el comerciante que maneja grandes sumas, y hace "trocas" grandes para comprar su mercancía afuera. Ojo, tengo más de un amigo que trabaja en ese negocio, y no me gustaría verlos presos ni mucho menos, pero hay que estar claros en algo: El cambio de moneda es una actividad ilegal, pero en este pueblo sin ley, hatsa los que trabajan así, están organizados en cooperativas, y usan uniforme. No sé qué nivel de descaro más alto se puede alcanzar.

Anónimo dijo...

No soy cambista o trocador solo voy a expresar algo que es muy cierto por mis vivencias como empresario de esta localidad primero que nada es verdad que hay últimamente demasiados trocadores y eso debe ser controlado ya que algunos no son de buen fiar no son honestos están pendientes de quien pueden estafar sea brasilero o venezolano! segundo en este pueblo no hay nadie que pueda criticar este oficio por la sencilla razón que todo el mundo se beneficia de esto desde el banco el que troca el comerciante he inclusive mas aun el brasilero es un circulo económico que beneficia a este pueblo que hace años dependía de la minería y ya no es así sacas a los trocadores de las calles y veras como disminuye toda actividad comercial de este pueblo y lo digo por experiencia hace poco hubo una reunión de ellos en el consejo no había ni un trocador en la calle y todos los comerciantes notaron el golpe de esto no había brasilero que consiguiera realizar su cambio de moneda y prefirieron regresarse a su tierra sin comprar nada lamentablemente este pueblo es dependiente de nuestro país vecino y no tenemos una estabilidad económica debido a la situación que transcurre nuestra patria! tercero prefiero ver a esa gente trabajando echándole pichón llevando sol que robando en las calles de nuestro hermoso pueblo no crees tu? la situación a cambiado mucho en nuestra comunidad la ola de robos se a incrementado los precios de los productos por las nubes la afluencia de ciudadanos de nuestro país vecino a disminuido considerablemente! critiquemos a los chinos los cuales se benefician de nuestro estado y cuales riquezas obtenidas por ellos no se quedan aquí no aportan nada a la sociedad no colaboran con este pueblo! critiquemos a los entes gubernamentales sea ejercito guardia o policía que siendo este un pueblo tan pequeño no sean capaces de controlar el ampa que crece día a día! critiquemos la falta de insumos y humanidad en el hospital! critiquemos el deterioro de las calles por las que circulamos! critiquemos algo mas coherente y de mayor necesidad tomen conciencia y piensen en lo que realmente nos esta afectando!!!

Morelia Morillo dijo...

Buenas tardes lector desconocido. Gracias por leer. Lamento mucho el que no te identifiques.

Te recuerdo que mi función como periodista no es criticar es informar, hacer retratos de la realidad y darlos a conocer.

A mi juicio, el periodismo de opinión no existe mas que una distorsión del verdadero periodismo.

Tu, como ciudadano, expusiste -mucho mas en detalles que yo- buena parte de las situaciones que se dan en nuestro pueblo "sin ley", como lo llamas.

Dejas ver que muchas cosas se permiten, bajo el argumento de la necesidad y, sin embargo, cada vez hay mas necesidad y mas delincuencia.

De nuevo, gracias por leer.

fer antonio dijo...

el único sano lugar es GRAN SABANA

K2H dijo...

Hola, Un cordial Saludo hoy a la fecha 01/03/2015 cual es la tasa de cambio de bolívares a reales mi idea de negocio exclusa e adquirir equipos de fotografía pues en Venezuela son extremadamente caros es por eso me gustaría saber cuantos bolívares debo dar para obtener 10.000 (diez mil) reales gracias...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...